blog

creatividad originaria

Con los tiempos actuales que corren, ya no es suficiente tener un sitio en internet, sino estar alerta y ser consciente de si es momento de rediseñar la página web a fin de tener una propuesta que te diferencie, esté bien posicionada, sea acorde con tu imagen corporativa, ayude a los usuarios a satisfacer sus necesidades, brinde la información correcta y justa, estimule a los potenciales clientes a la acción, responda a las tendencias visuales, y más que nada, otorgue una experiencia satisfactoria, correcta, limpia y empática con la marca.

Cuando las empresas piensan en rediseñar la página web, suelen abrumarse por razonamientos infundados como que llevará mucho tiempo, demandará gran dinero y necesitará de varios recursos. Pero, aunque aparentemente parezca ser un proceso engorroso con elevados requerimientos, lo significante es cuidar el diseño, los contenidos y la usabilidad, tanto para mantener una reputación online positiva como facilitar la consulta, la interacción o la compra online de los usuarios mediante sólidas estrategias de branding, marketing y comunicación.

Más que importar cuántos aplausos, admiraciones o grandes devoluciones hayas obtenido cuando lanzaste tu sitio web hace ya algún tiempo, lo fundamental es que lo mantengas constantemente actualizado para que no se cruce hacia la línea de lo obsoleto y no tengas más remedio que anularlo y hacerlo de nuevo. Contar con un diseño web sólido, limpio, en consonancia con la imagen de tu empresa y que ofrezca una navegación cómoda e intuitiva es elemental si querés que el sitio sea el corazón latente de todo tu ecosistema digital.

Pero además de la primera impresión que puedas dar a tus potenciales clientes, hay motivos mucho más profundos y riesgosos por los que deberías rediseñar la página web ya que al tenerla desactualizada es un foco extremadamente vulnerable a los ataques cibernéticos; o lo que es peor, un blanco fácil de ser penalizado por Google en caso de que no posea un certificado de seguridad y sea identificada como no segura por seguir siendo un simple HTTP que aún no ha migrado a HTTPS y que Chrome rápidamente describe como “sitio web no seguro” en su barra de direcciones.

10 razones por las que deberías rediseñar la página web de tu negocio

El proceso para rediseñar la página web puede demorar desde algunos días hasta semanas o incluso meses; todo depende de la complejidad de las modificaciones y de los elementos o categorías que demandan una reforma. Sea cual fuere el grado de dificultad, requiere de una planificación detallada, una investigación bien hecha y una toma de decisiones basada en resultados, reportes o balances de métricas y en experiencias pasadas. Lo importante es tomar en consideración que no basta con tener un diseño que se vea nuevo, fresco y profesional, sino que todo su contenido (tanto visual como textual) va a poder integrarse perfectamente y que resolverá las incongruencias o debilidades del anterior.

En Fuego Yámana lo sabemos: la necesidad de tener una página web lanza a la mayoría de las empresas a la carrera enceguecida por estar en internet, sin importar cómo, con qué o para qué, y una vez online puede que por falta de experiencia, asesoramiento inadecuado o por el simple paso del tiempo, esta presencia tan vital para el contacto con el cliente no sea del todo eficaz como se pretendía.

También, es cierto que no es tarea fácil auditar la salud de un sitio, reconocer que necesita un cambio y tomar coraje para renovarlo; pero existen ciertas señales que dejarán en evidencia la mala reputación de tu website y que pueden mandarte directo y sin escala hacia el fondo de la lista en relación a tus competidores. Veamos a continuación 10 razones que te dejarán sin otro argumento más que el de rediseñar la página web.

1- Lenguaje de programación

El lenguaje de programación utilizado está desactualizado

Son incontables los casos de websites construidos con lenguajes de programación totalmente anticuados que actualmente arrastran fallas en su funcionalidad, lentitud al cargar, efectos visuales fuera de moda, códigos erróneos o síntaxis que no hacen más que perjudicar el posicionamiento en buscadores.

Hablando específicamente de un caso, Flash es un lenguaje orientado a objetos que ha acompañado a los diseñadores por muchísimos años y lo que empezó como una poderosa novedad para hacer animaciones, luego se convirtió en un script de programación cuya información es compleja, no es accesible y da como resultado un sitio web pesado, que tarda en cargar, cuyo contenido no se ve hasta que carga por completo, que no posiciona en los motores de búsqueda y que no es accesible mediante dispositivos móviles o tablets. Si este es tu caso, rediseñar la página web es tan urgente como relevante puesto que Flash ya no se utiliza como única herramienta de diseño, sino que cuanto mucho se combina con otros lenguajes (HTML o CSS) para crear un sitio con mejor usabilidad.

2- Organización del contenido y usabilidad

La organización del contenido refleja un claro problema de usabilidad

En Fuego Yámana valoramos el Content Marketing como una de las estrategias más importantes y sensibles a la hora de conseguir posicionamiento, visitas, engagement y conversión; y para todo esto tiene que estar bien escrito, en su justa extensión, pensado para el SEO y para los usuarios, y seguir tanto buenas prácticas como sólidos conocimientos de copywriting para cautivar y enamorar… una tarea supuestamente fácil cuando todo el mundo se autoproclama como buen escritor.

Sin embargo, basta ingresar a tu cuenta de Google Analytics y ver las métricas de rebote o los valores de visitas recurrentes para comprobar si están abandonando tu sitio de forma rápida y sin compasión. Si esto es así, puede deberse, entre otras razones, a un claro problema de usabilidad del contenido. Si la gente no encuentra lo que está buscando, ¡irá a buscarlo a otra parte! Por esto, es necesario que analices la estructura de la homepage, el modo de navegación y cómo están organizados los módulos en las diversas secciones para rediseñar la página web de tal forma que tus visitas obtengan fácilmente lo que buscan.

3- Maquetación con tablas y frames

Se encuentra limitada por estar maquetada con tablas y frames

Las páginas antiguas son estáticas e impiden añadir fácilmente el contenido mientras que las nuevas y dinámicas trabajan con CMS (como por ejemplo el gestor de contenidos de WordPress) y lenguajes de programación como PHP que permiten concebirse con una capacidad casi ilimitada de añadidura de nuevos contenidos. Además, Google favorece al posicionamiento de estas webs dinámicas que continuamente añaden material fresco y de calidad.

4- Motores de búsqueda

No está optimizada para posicionarse en los motores de búsqueda

Tu sitio debe estar desarrollado para lograr el mejor posicionamiento en los buscadores, los cuales cambian frecuentemente los algoritmos de clasificación de las URLs que aparecen en las búsquedas. Cuanto más arriba te encuentres, más visibilidad tendrás y conquistarás mayores oportunidades de tráfico interesado. Para ello, es importante trabajar una buena estructura encaminada a optimizar el SEO y realizar algunas tareas periódicas que faciliten estas primeras posiciones.

Si necesitás un diagnóstico que evalúe la salud de tu Search Engine Optimization, en Fuego Yámana podemos trabajar tus contenidos siguiendo actualizadas técnicas de reestructuración de la arquitectura web que contemple nuevos mensajes enfocados en diferentes palabras claves long tail para apalancar la visibilidad y la notoriedad de la marca cubriendo un amplio universo simbólico asociado a tu rubro comercial.

5- Navegación desde dispositivos móviles

No está diseñada para navegar desde dispositivos móviles

Que una web no sea responsiva quiere decir que su diseño no es adaptable y que no se ajusta como debería a los diferentes dispositivos móviles. El responsive design supone que el desarrollo online se adapte al tamaño de cada pantalla con la que se está accediendo al sitio. Tené cuidado porque si tu apariencia web no es adaptativa, se verá incorrectamente en los diversos dispositivos, dificultando la navegación de los usuarios y ocultando información importante.

Para comprobarlo, solo tenés que acceder desde tu smartphone y evaluar su navegabilidad: si demanda un gran esfuerzo por ampliar y reducir a cada rato la pantalla para ver los textos, tenés que desplazarte hacia un lado y otro para leer íntegramente un contenido, hay botones que no se pueden clickear o los menús se cortan, será una clara evidencia de que tu web no está adaptada para ser visualizada correctamente desde cualquier dispositivo.

6- Tiempo de carga y funcionalidad

Tarda mucho en cargar y la funcionalidad está limitada

Si este es tu caso, tenés sobre tus espaldas un problema muy serio; por un lado, porque los usuarios son muy impacientes y si tu web no se abre lo más rápido posible harán clic en la flecha regresar y buscarán otra respuesta en tu competencia, pero por el otro porque a los buscadores no les gusta en lo absoluto las webs lentas y la velocidad de carga es uno de los factores más importantes que determinan el posicionamiento de una página.

Sumado a esto, algunos sitios ofrecen una navegación limitada o una experiencia de usuario muy pobre, por lo que resulta difícil encontrar información o navegar de forma intuitiva con el fin de llegar a su objetivo (conversión, venta, llamada o contacto). Un usuario medio no espera más de 4 segundos a que una página web cargue por completo, por lo que si tu sitio es lento y encima deficiente, ¡el resultado de pérdida de clientes será rotundo! Si detectás que el motivo de esta lentitud se debe a un problema con el hosting o el alojamiento del servidor, nuestros partners de Bee Web Hosting pueden ayudarte con una solución que sea acorde a las necesidades de tu web.

7- User friendly

No es amigable con el usuario

La experiencia de usuario es uno de los aspectos clave para que tu sitio web tenga éxito y consiga elevadas tasas de conversión. Si un prospecto entra en tu website y no sabe qué tiene que hacer o dónde encontrar la información que busca, ¡se irá para no volver nunca más! Por mucho que digas que en tu página está toda la información necesaria, si la estructura no es la adecuada y no existen ayudas visuales para que los visitantes sepan qué tienen que hacer, la conversión será muy baja.

En complemento con este punto, también tenés que pensar en la interfaz de usuario. ¿Cómo? Se trata, nada más y nada menos, que de ir probando pequeñas variaciones en la web interface: por ejemplo, hacer más grandes los botones, cambiar ciertas imágenes, modificar la fuente, invertir los colores, aplicar ajustes sobre el background o presentar la información siguiendo cierta lógica para, sin duda, mejorar la experiencia de usabilidad.

Analizá el recorrido que hace un usuario hasta llegar a la conversión y verás si siguen los pasos adecuados o, por el contrario, se pierden en el camino. Si la experiencia o presentación es nefasta, comprobarás que tus potenciales clientes tienen que recorrer más instancias de las que deberían o que abandonan el recorrido antes de llegar al objetivo deseado porque no saben qué tienen que hacer. ¡Ese será el momento de rediseñar la página web para perfeccionarla y favorecer una interacción positiva con los prospectos!

8- Conversión

No facilita ni estimula las conversiones de las visitas

Si a pesar de ofrecer una buena experiencia de usuario o una propuesta visual disruptiva estás complicado para conseguir conversiones (del tipo que sea, comprar, registrarse, descargar un documento, completar un formulario, dejar un comentario, contactar con la empresa o efectuar una reserva), es imprescindible rediseñar la página web en su integridad. Pensá en la nueva estructura y funcionalidad que debería tener tu web, y una vez finalizada disponete a seguir realizando pruebas y cambios que la mejoren constantemente.

Tener una web cool pero con baja tasa de conversion rate optimization es igual a la nada misma. Si no está optimizada para conseguir conversiones mediante un diseño pertinente, una buena estructura, colores fundamentados, copys magnéticos, imágenes llamativas y vídeos motivadores, lo único que estarás haciendo es desaprovechar la creatividad y perder dinero.

9- Visualización en navegadores

No tiene en cuenta su visualización en todos los navegadores

Muchas de las webs creadas hace años se diseñaron teniendo como referencia, mal que pese o por desgracia para algunos, Internet Explorer; motivo por el cual, no se ven bien en otros navegadores como Chrome, Firefox, Opera o Safari. Actualmente, es absolutamente necesario que tu web se visualice correctamente en todos los exploradores que existen en el mercado para llegar al 100% de los usuarios online.

10- Cambio en el negocio

El negocio se ha modificado y la web sigue petrificada

Este suele ser el típico caso de empresas que, dada la naturaleza cambiante de los escenarios comerciales, ajustan sus propuestas, amplían su cartera de productos, reducen sus servicios para hacerlos exclusivos y personalizados, extienden su zona de influencia, crean una tienda para vender online, incorporan nuevos rubros complementarios, rediseñan su identidad corporativa, o fusionan la marca con un partner aliado pero esos ajustes, divisiones, desarrollos o cambios no están reflejados en la página web corporativa, quedando inadecuada por completo al no estar actualizada acorde a la situación presente de la empresa. Tengas el motivo que tengas, si tu sitio actual se ha quedado corto con tu realidad actual, necesitás rediseñar la página web y adaptarla a las nuevas necesidades internas.

Como verás, ¡sobran los motivos para rediseñar la página web! Solo es necesario una cuota de honestidad, una gran introspección de tu presencia online y una apuesta considerable por cuidar la imagen de tu empresa. Si al leer este post te sentiste identificado con alguno o más de uno de estos puntos, ¡es momento de tomar riendas en el asunto! Al reestructurar el website actual, sin duda estarás protegiendo el epicentro de tu negocio y mejorarás tus resultados comerciales. Como dice la frase, el progreso consiste en el cambio y el secreto está en enfocar toda tu energía no en luchar contra lo viejo sino en construir lo nuevo.

The following two tabs change content below.

Melina Diaz

Comunicación Creativa en Fuego Yámana
Comunicación Creativa en Fuego Yámana. Licenciada en Comunicación Social y especializada en Periodismo Cultural. Apasionada de la escritura y el arte.