blog

creatividad originaria

En varias entradas previas de Fuego Yámana hemos hablado de la importancia de comunicar bien una marca, diferenciarla de la competencia y trabajar sobre un Branding integral y congruente para que sea la opción elegida por los clientes entre todas las alternativas posibles. Pero, ¿qué sucede si en lugar de impulsar un negocio lo que se busca es promocionar a una persona? Veamos en este post las especificidades de trabajar sobre una Marca Personal.

“No hay ningún viento favorable para el que no sabe a qué puerto se dirige”, decía Arthur Schopenhauer. Considerar que cada uno de nosotros no tiene ni necesita una marca propia es tan absurdo como creer que no existimos o que nuestro barco puede conducirse solo hacia un buen destino. Es la personalidad la que crea la marca y la gestión o el manejo de esos rasgos es lo que le dará una determinada presencia que resalte su existencia.

Sumado a este punto personal, en los últimos años el entorno empresarial ha experimentado cambios profundos en la forma de gestionar una organización y en la manera de relacionarse con los clientes, afectando los modos en los que se trabaja el Marketing. Tal es así, que las personas que forman parte de una organización reconocida o con alta exposición han adquirido una gran importancia y visibilidad ya que son quienes construyen y comunican la empresa, influyendo decididamente sobre el sello de la compañía.

El tercer enfoque se encuentra asociado a los tiempos que corren y la difícil situación laboral de encontrar un empleo que reconozca, valore y se condiga con la formación, trayectoria y experiencia. Tener una buena Marca Personal se convierte en una necesidad, más aún en rubros y sectores tan competitivos como los asociados al software, el diseño, la comunicación y el marketing. Dada la alta oferta competente y la oferta limitada, diferenciarse para destacar y sobresalir como buen profesional es crucial para que las empresas y reclutadores se fijen en el perfil.

El cuarto punto que realza la importancia de la Marca Personal está vinculado a la tendencia cada vez mayor de emprender un proyecto propio e incluso iniciar un nuevo emprendimiento desde casa para hacer frente a la coyuntura local. Para tener éxito en este lanzamiento emprendedor, tener una marca propia (la mayoría de las veces asociada al nombre o apellido) e impulsarla a través de las nuevas plataformas y canales puede ayudar a dar el salto y llegar mucho antes a los objetivos planteados.

Cuáles son los beneficios que te da una Marca Personal

Cuáles son los beneficios que te da una Marca Personal

Como consumidores de productos y servicios representados a través de las marcas, basamos la mayoría de nuestros gustos o preferencias en la experiencia que tenemos al utilizar los mismos o lo que vemos que otros pueden realizar y alcanzar con ellos. De esta forma, si la experiencia es buena, se genera un sentimiento positivo y de confianza, lo que crea un proceso de compra que puede llegar a convertirse en algo inconsciente, espontáneo y reiterado.

¿Cómo llevar este concepto de marca al terreno personal con el objetivo de potenciar tu imagen como capital humano? La Marca Personal es un concepto de desarrollo individual que consiste en considerar al sujeto como marca y, al igual que las firmas comerciales, elaborarla, transmitirla y protegerla a fin de diferenciarse y conseguir mayor éxito en las relaciones sociales y profesionales.

En otras palabras, es la gestión de tu perfil personal como si fuera una marca con un tono bien definido, objetivos concretos a alcanzar, una propuesta singular de tus productos o servicios, y valores diferenciales que te permiten destacar ante la competencia. De esta manera, trabajar un Branding sobre tu figura te permitirá comunicar de manera clara, concisa y efectiva las características que te hacen sobresalir, ser relevante, diferente y visible en un entorno homogéneo, competitivo y cambiante.

El concepto de Marca Personal surgió en la literatura empresarial de Estados Unidos hace 20 años. Los precursores de dicho concepto han sido Tom Peters con su obra “The Brand Called You“” (1997) y Dan Schawbel con su obra “Me 2.0: Build a Powerful Brand to Achieve Career Success” quien, además de hacer un recorrido por el concepto, desarrolló consejos sobre cómo mejorar la presencia personal a través de las herramientas 2.0.

Actualmente y gracias a internet, el Personal Branding está disfrutando de un renovado y fuerte impulso, pero no se trata necesariamente de un concepto ligado a las redes sociales. Si bien antes de la revolución 2.0 existían medios tradicionales para construir una Marca Personal, lo cierto es que las nuevas plataformas han democratizado y reducido las barreras de entrada, permitiendo avanzar mucho más rápido en la creación de una marca.

Desde ayudar a controlar tu imagen digital y lo que los usuarios ven o dicen sobre vos, aumentar la visibilidad, el posicionamiento y la accesibilidad de tu perfil, generar credibilidad en tiempo real sobre tu trabajo, tu conocimiento y los casos de éxito, hasta mostrarte como referente en el mercado y ofrecer un valor añadido o diferenciado sobre tu personalidad innovadora, son todas ventajas que el Personal Branding puede darte si lográs gestionarlo como corresponde.

10 pasos sencillos para construir tu Marca Personal

Personal Branding

Antes de salir por tus propios medios a vender o promocionar cualquier producto o servicio es de vital importancia definir una estrategia que lo asocie a tu persona. Podés tener la idea más brillante, los productos de mejor calidad o el servicio más personalizado pero si no sabes cómo vender desde tu figura personal, ¡no va a servirte de nada! Para que tu propuesta de valor tenga mayor alcance, vamos a ver los pasos imprescindibles para trabajar y potenciar tu Marca Personal.

1- Definir tu objetivo

Antes que nada, debes tener los objetivos bien claros; es decir, saber por qué buscás crear una Marca Personal. El propósito inicial para desarrollar tu Branding, será el punto de partida para, con total autoconocimiento y reflexión, fijar una meta y lanzarte hacia su consecución. Así, te resultará más fácil marcar pequeños objetivos a corto plazo que te acerquen a lo que querés ser o convertirte.

2- Analizar el mercado

Una vez fijado el propósito, es importante analizar el mercado en todas sus vertientes e incluir en él a empresas, competidores y personas que tengan los mismos objetivos que vos para saber qué es lo que están haciendo y cómo lo están llevando a cabo. En esta fase resulta de gran ayuda buscar personas a las que te gustaría parecer o conseguir lo que han conseguido, incluyendo desde personalidades destacadas que te hayan cautivado hasta hombres y mujeres que consiguieron su sueño profesional más ambicioso.

10 pasos para lograr una tremenda marca personal

3- Establecer un target o público meta

Sabiendo cuál es tu objetivo y habiendo analizado a la competencia, te será mucho más fácil definir al público al que puede interesar tu propuesta. Una vez delimitado, podés crear varios perfiles de segmentación como si de un Buyer Persona se tratase; es decir una representación imaginaria pero concreta de tus compradores potenciales. Es importante que te detengas a analizar a fondo tu target y extraigas toda la información posible sobre su comportamiento, gustos y necesidades.

4- Fijar una propuesta de valor diferencial

Puede que seas muy bueno en algo pero tenés que saber cómo materializar esa ayuda o utilidad en algo rentable. Para que tu público objetivo decida solicitar tu propuesta, tus servicios han de ser útiles, fiables y visibles, además de ahorrarle tiempo o dinero y proporcionarle bienestar. Si querés diferenciarte de la competencia, primero estudiá qué necesita tu público, estructurá una proposición de valor que te haga único e irrepetible y disponela en todos los comunicados, campañas y mensajes que emitas.

Marca Personal

5- Definir tu personalidad, misión, visión y valores

Es importante que definas la personalidad que realmente te representa e identifica. Tal y como sos en la vida privada, lo mejor es mostrarte así de fresco y espontáneo en tu proyecto empresarial. Lo ideal es pedirle ayuda a algún experto en Branding que pueda ahondar en tu nivel profesional y destaque con conocimiento de gestión de marca los aspectos que ni vos mismo imaginabas que podían favorecer tu emprendimiento.

6- Crear un nombre, patentarlo y registrarlo

El siguiente paso es trabajar sobre la creación de un nombre que sea adecuado para tu Marca Personal, así como también un claim o slogan que, mediante una frase memorable, deje una huella de identificación en tus potenciales usuarios. Recordá que el nombre, además de ser único y representativo de tu propuesta, debe poder patentarse en términos legales y formales así como también estar disponible para obtener un dominio de registro online. Como consejo de Fuego Yámana, lo más oportuno es utilizar tu nombre y/o apellido y valerte de tu ámbito profesional para que dicha palabra clave esté presente en la URL de tu sitio web y le de mayor posicionamiento.

Marca Personal

7- Estimular un tono con coherencia, autenticidad y transparencia

Si bien este paso incluye principios básicos para la creación de toda marca sólida y sincera, en lo que respecta a Personal Branding se hace imprescindible transmitir credibilidad, coherencia, seguridad, naturalidad, empatía y franqueza. El tono de tu comunicación va a decir mucho sobre vos y sobre tu proyecto así que cuando te lances a crear un blog, las redes sociales de la marca, un envío masivo de mailing o estés presente en un evento corporativo representando tu propia firma, sé cuidadoso en reflejar el estilo personal previamente definido para asegurarte de que tu presencia es congruente, cercana a la gente y bien profesional.

8- Construir una sobre vos mismo

Al referimos a la identidad corporativa de una Marca Personal, lo mejor es pensar en su equivalente en el ambiente empresarial. No porque tengas un nombre de marca igual a cómo te llamas quiere decir que tengas que poner tus iniciales sobre un lienzo y ya. Los elementos gráficos de tu Branding personal también deben incluir el logo, los colores y la tipografía, pero añadiendo además la imagen de la persona. Es importante que cuentes con un buen apoyo de fotografías profesionales que transmitan lo que querés decir y que puedan ser utilizadas tanto en tu sitio web o blog, en las redes sociales y en una carpeta de presentación formal.

Marca Personal

9- Interactuar en todos los canales desde el Storytelling

Las redes sociales pueden ser el mejor aliado para potenciar tu Personal Branding, o dar muy mala imagen sobre vos si están mal gestionadas. Dependiendo de tu proyecto y de las plataformas que usan tus potenciales consumidores, lo aconsejable es que estés presente en unas u otras siguiendo los códigos de interacción que ellas plantean. Además, ¡mezclar otros canales online con tu entorno offline puede ser una sinergia perfecta! No te olvides que la red es sinónimo de conversación y que por tanto merece de una entrega total capaz de desembocar en un contacto físico.

Lo más importante de todo es que construyas un Storytelling personal, es decir una historia detrás de tu perfil emprendedor. Si sos capaz de crear un discurso verosímil que capte la atención sobre tu trayectoria, sin duda alguna despertarás la atención, seguridad y notoriedad de tu proyecto y podrás visibilizar tu propuesta a través de un relato auténtico y lleno de anécdotas diferenciales.

10- Trabajar la credibilidad y el prestigio a través del networking

Al momento de crear tu Marca Personal es casi obligatorio trabajar y proteger la credibilidad y el prestigio de tu trabajo. Para esto, el networking suele ser el camino más efectivo ya que conocer a otros profesionales con los que colaborar y generar negocios es la mejor vía para que luego ellos aconsejen y recomienden tu proyecto. Si generás alianzas estratégicas con partners o aliados, ellos serán el mejor aval sobre lo que intentás transmitir. También será importante una buena atención al cliente, pidiéndoles su opinión sobre los servicios prestados y posibles mejoras a aplicar. Y no olvides que, ya sea para aumentar la visibilidad de tu marca o mantenerla viva y activa, ¡el escenario offline sigue siendo el medio idóneo para consolidar tu red de contactos!

Lo más importante es llevar tu Marca Personal a la práctica aprovechando todas las posibilidades. Al fin de cuentas y como habrás notado al seguir cada uno de estos 10 pasos, de lo que se trata es de estudiar, planificar, exponer y gestionar todos los factores que te hacen ser como sos y que le dan esa identidad intransferible a tu proyecto o negocio. Si te conocés a vos mismo y te dejás asesorar por una agencia que saque a relucir tus fortalezas y valores positivos, sin duda alguna ¡llevarás el brillo desde lo más íntimo de tu ser hacia el triunfo garantizado de tu emprendimiento profesional!

The following two tabs change content below.

Melina Diaz

Comunicación Creativa en Fuego Yámana
Comunicación Creativa en Fuego Yámana. Licenciada en Comunicación Social y especializada en Periodismo Cultural. Apasionada de la escritura y el arte.